#AdoptaUnaAutora: Blue lily, lily blue (The raven cycle #3) de Maggie Stiefvater

17378508

¡La tercera entrega de la nueva serie de la autora bestseller #1 del NEW YORK TIMES Maggie Stiefvater!
Blue Sargent ha encontrado cosas. Por primera vez en su vida, tiene amigos en los que puede confiar, un grupo al que puede pertenecer. Los Raven Boys la han acogido como una de los suyos. Sus problemas se han convertido en los suyos, y los suyos se han convertido en los de ellos. 
Lo que sucede con las cosas que encuentras, sin embargo, es lo fácil que se pueden perder. 
Los amigos pueden traicionar.
Las madres pueden desaparecer.
Las visiones pueden ser engañosas.
Las verdades pueden ser desentrañadas

Sinopsis traducida por CalypK


The fanservice Bromance is STRONG in this one

Terminado de leer 24/06/2017 (día de San Juan Bautista)

“You guys have a death list?” Ronan broke in. “That is fucking dark. Am I on it?”
“Some days, I wish,” Blue said.

Me siento..., que no sé realmente cómo me siento, tengo esa sensación que usualmente me deja un libro escrito por la Stiefvater, es quizá, ¿introspectiva? 

Sigo sin estar muy segura, con todo y que lo dejé reposar un día para poder aclararme las ideas y pensar en qué se podía decir (que no se haya dicho ya) que le haga justicia a la obra de Oña Stiefvater, y que conste que creo que no hay nada que no se pueda representar con el arte, las palabras, nada que no pueda ser representado a partir de nuestra salvaje imaginación.

Lo primero que debo decir es que, por dioh, al final me cae bien Blue, no es que le voy a armar un altar como a mi precioso Adam, o como una versión miniatura de altar a Ronan que tengo pensada, no. Pero creo que si no es que comienzo a entender, asimilar y empatizar a/con Blue, al menos hemos llegado a un punto donde se me hace cercana y creíble. 

Blue ha perdido a su madre, está por empezar su último año, quiere entrar a la U (college), quiere comerse el mundo y no tiene plata, ama a sus chicos cuervo, ama las aventuras con sus chicos cuervo, pero ha perdido a su madre y no sabe cómo se supone que funcione ella, su alrededor, el mundo entero cuando su madre está desaparecida.

No es sino hasta este punto en que Blue se me hizo simplemente una chica; chica adolescentina enrollada que no sabe que hacer con su vida, que necesita de un adulto, que puedo empatizar y comprender. Sí, fue este desbalance extraño en que de repente su madre decide "dejar el pelero" que puedo entender a Blue, porque ha sido abandonada, no hay pretensiones, no es la chica que trae las cosas espiritistas al grupo, la que da el factor romance, la que está para promover su feminismo de bases no muy bien cimentadas, en fin, no está simplemente para ser chica. Es una chica que no tiene a su madre y siente que el mundo se le viene encima. 

Esa Blue me llegó.


She said, “I just want to pretend. I want to pretend that I could.”
He breathed out.
What was a kiss without a kiss?
It was a tablecloth tugged from beneath a party service. Everything jumbled against everything else in just a few chaotic moments. Fingers in hair, hands cupping necks, mouths dragged on cheeks and chins in dangerous proximity.
They stopped, noses mashed against each other in the strange way that closeness required. She could feel his breath in her mouth.

Ahora la otra parte del asunto "a Caly no le termina de cuadrar los chicos cuervos" es, o era, Gansey-to. Aunque tampoco voy a lanzarle mis bragas con mi número telefónico impreso en ellas, psé, pero he de decir que creo que he llegado a un punto medio con él. Él me resultaba absolutamente exasperante, o sea, el típico niño rico que no sabe que hacer con su dinero (de sus padres) y su tiempo libre y se pone con inventos estúpidos (encontrar un rey muerto) Pero sí, me ha convencido, es un cabroncito rico al final de todo, pero tiene su corazoncito y qué más, y sus pendejeras de niño rico ahora hasta me hacen gracia (con mucho ojo en blanco de por medio, pero tampoco me pidan tanto) Como esto:

In the hall stood Richard Campbell Gansey III in his school uniform and overcoat and scarf and gloves, looking like someone from another world. Behind him was Ronan Lynch, his damn tie knotted right for once and his shirt tucked in.
Humiliation and joy warred furiously inside Adam.
Gansey strode between the pews as Adam’s father stared at him. He went directly to the bench, straight up to the judge. Now that he stood directly beside Adam, not looking at him, Adam could see that he was a little out of breath. Ronan, behind him, was as well. They had run.
For him.
Removing his right glove, Gansey shook hands with the judge.
“Judge Harris,” he said warmly.
“Mr. Gansey,” said Judge Harris. “Have you found that king of yours yet?”
“Not just yet. Have you finished that terrace yet?”
“Not just yet,” Harris replied. “What’s your business with this case?”
“Ronan Lynch here was at the incident,” Gansey said. “I thought his side of the story might be worthy. And I’ve been friends with Adam since day one here in Henrietta, and I’m glad to see this miserable business over. I’d like to be a character witness, if I could.”
“That sounds reasonable,” Harris said.

Y con ese extracto espero llegar a otro punto que por lo barrio bajero que es de usar, debería considerarlo como algo negativo, PERO para mí funcionó.

El FANSERVICE

Lo pueden observar en el extracto/cita anterior, o sea el niño rico de Gansey-to entra como la reina del baile y con el poder del dinero prácticamente gana el juicio de Adam, ¿y para eso era necesario irse enguantado y con bufanda y capa o sobre todo, whatevah? I don't fuckin' think so, FANSERVICE ladies and gentlemen.


Y como Maggie no perdía la oportunidad, introduce un nuevo personaje (a menos que el 4to libro demuestre lo contrario) para seguir (o comenzar, porque esta cita está antes que la anterior) enriqueciendo el puto fanservice

“Not now, Cheng. The king’s a little busy.”
“I wasn’t talking to you, Lynch. I need someone with a soul.”

O sea, Ronan poniéndose en su papel de perrita mala personal de Gansey-to y llamándolo de pasadita Rey, ¿así o más sueño húmedo de las fangirls?

Doña Stiefvater




En este punto debo detenerme, porque de hecho ya me había detenido días atrás dejando la reseña tirada exactamente en este punto, y re-organizar mis ideas acerca de lo que quería puntualizar acerca de esta entrega.

Déjenme pensar...


"..."

"..."

"..."

Ok, creo que ya me acordé de todo lo que quería informar. Vamos a ver.

LA TRANSICIÓN

Si el anterior era un libro de transición, este sería su hijo ilegítimo. 

*Hace inciso: quería hacer mal chiste de Star Wars, pero me cohibí, porque ya está como que bueno, ¿no?*

Lo que sí, es que digamos que el anterior tenía más jugo, porque terminaba de cimentar el rol que cada personaje tendría en lo que es el universo de los chicos cuervo, o sea conocíamos el don de Ronan, el papel exacto que ejerce Adam, también tenemos algunas pullas feministas: tipo que Blue no sabe cómo enfocarlo, Ronan odia a todos por igual sin discriminar por sexo, Adam es ignorante y Gansey-to simplemente tanto dinero lo tiene pendejo.

Y no es que haya olvidado a  Noah, sólo que a mí él se me hace tan X.

Este libro sin embargo, siendo el libro de transición hijo del libro de transición, no tiene tanto espacio de acción y si no quiere cargarse todo el final que me doy cuenta la autora se lo tiene todito pensado para el último, tenía que meter relleno: por eso cuestiones de felpudo como el tipo malo de turno que tenía VERDE (GreenNoSéQué, no me aprendí el nombre, #SorryNotSorry) en el nombre, la desaparición al final del anterior libro de la mamá de Blue que ahora resulta más que conveniente por el papel y/o intenciones que viene a ejercer el tipo con VERDE en el nombre, el juicio de Adam, que sí además de servir para el fanservice de Gansey-to, sirvió para llenar algunas páginas y digamos, cerrar cabos sueltos si queremos ser amables.

Y como la transición y el fanservice se unieron para pasársela rico y parirles un bebé a las fangirls, la Stiefvater nos trajo esto:

Adam felt Ronan’s eyes glance off him and away, his disinterest practiced but incomplete.
Adam wondered if anyone else noticed. Part of him wished they did and immediately felt bad, because it was vanity, really:
See, Adam Parrish is wantable, worthy of a crush, not just by anyone, someone like Ronan, who could want Gansey or anyone else and chose Adam for his hungry eyes.
Maybe he was wrong. He could be wrong.

¡ADAM SABEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!



Al principio, desde que Adam y Ronan son mis personajes favoritos, me emocioné un montó. Si leen mi reseña anterior saben que cuando sale a la luz que Ronan tiene feeling por Adam yo los shippeé de inmediato. Y cuando se revela que Adam sabe me emocioné, hasta que caí en cuenta de lo que leí, lo releí y no me gustó. Porque Adam se siente halagado, algo petty incluso por la admiración de Ronan, y eso precisamente me fastidió. Porque sé que se va a dar algo entre ellos en el próximo libro, gracias a Ily que me spoileó, pero teniendo en cuenta los sentimientos actuales de Adam, ¿será correspondido Ronan o sólo se tratará de Adam siguiéndole la corriente por solamente lamerse el ego, porque Ronan puede tener a cualquiera pero le escoge a él? 

Tenía la esperanza de que Adam fuera bi o pansexual, pero esto chafó bastante mis sentimientos shippeadores.

Y el último punto:

LA FALTA DE MALOSIDAD DE LOS MALOS

Esto me frustra y me frustra mucho, porque yo por lo general le hago hype a "los malos" porque por lo general son los mejores personajes o más memorables, pero desde que Maggie no crea a un villano ni para salvar su vida, pues a apechugar. 

Hablando claro, las dos grandes carencias de Maggie Stiefvater es que sus libros tienen tanta acción como los teletubbies y no tienen villanos, Maggie crea digamos antagonistas, sus personajes antagonistas son gente común como si lo fuesen sus protagonistas, pero de alguna manera se oponen a los intereses de los principales, eso es todo. Y lo que me pasa con ella es que siendo gente común sobre la que ni siquiera está el foco principal, mi interés en ellos es ínfimo, diría que inexistente, y ni hablar del malo de turno de este libro, el Sr. con VERDE en el nombre, su desempeño fue más que mediocre y fue prácticamente un personaje de usar y tirar. Sinceramente me emociona más la perspectiva de comer sardina con casabe por el resto de mi vida que este personaje, ni siquiera porque en su comicidad e idiosincrasia resultaba más que nada parodiado. 

En fin, ponerle acción y villanos a sus libros es algo que Maggie nunca caerá, primero cae en las drogas creo. Lo de Maggie es crear personajes de adolescentes enrollados memorables, lo onírico e imaginación para tirar pal techo. Es bastante, pero yo quiero a mis villanos a lo:


Lo bueno: Hay tantas cosas, lo bello que escribe Maggie, su inventiva, hasta la cover del libro que también ella la hace, pero en definitiva me quedo con el fanservice, ehrm BROMANCE.

Lo malo: Lo pendejos que quedan sus malos, este en particular quedó parodiado.

Lo feo: Nada que reportar.

P.S.: Creo que para ahorrarse molestias hubiese quedado mejor en trilogía, el segundo y el tercero fusionados, o un pedazo de cada uno en el primero y el último dejando sólo dos partes para un único segundo. El efecto de transición es poderoso en estos dos, psé. 

Canción para este libro: Evil friends de Portugal. The Man, no sé por qué, pero la vibe del tipo de este vídeo sumado a la canción me recuerda al tipo VERDE "malo" del libro. 

Reseñas de entregas previas:
                                                  The raven boys (The raven cycle #1) de Maggie Stiefvater
                                                  The dream thieves (The raven cycle #2) de Maggie Stiefvater

¡No olviden visitar el sitio oficial de la iniciativa!

Comentarios

  1. Ay, este libro es lindo, pero el siguiente, EL SIGUIENTE MADRE MÍA. Del siguiente la relación de Ronan y Adam es lo que me da vida y fuerza para continuar xD

    ResponderEliminar
  2. Me das esperanzas, ese par es mi fav ship y son mis personajes favoritos, todo lo bello del mundo quiero que le pase a ellos. ¡Gracias por pasarte!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario